You are hereCasa Encuentro

Casa Encuentro


Arquitecto Proyecto: 
Carlos Arroyo Arquitectos
Carlos Arroyo, Vanessa Cerezo
Tabernas
Almeria
Spain
Fecha: 
01/2014
Cliente: 
www.belindaeaton.com www.boutiquevillaspain.wordpress.com
Superficie: 
354.00m²

Galeria

130519 ac casa encuentro 001
130519 ac casa encuentro 001
130519 ac casa encuentro 002
130519 ac casa encuentro 002
130519 ac casa encuentro 003
130519 ac casa encuentro 003
130519 ac casa encuentro 004
130519 ac casa encuentro 004
130519 ac casa encuentro 005
130519 ac casa encuentro 005
130519 ac casa encuentro 006
130519 ac casa encuentro 006
130519 ac casa encuentro 007
130519 ac casa encuentro 007
130519 ac casa encuentro 008
130519 ac casa encuentro 008
130519 ac casa encuentro 009
130519 ac casa encuentro 009
130519 ac casa encuentro 010
130519 ac casa encuentro 010
130519 ac casa encuentro 011
130519 ac casa encuentro 011
130519 ac casa encuentro 012
130519 ac casa encuentro 012

Dibujos

01
01
02 planta
02 planta
03 0
03 0
04 cat gap
04 cat gap
05 section
05 section
06 zoom
06 zoom
07 fig tree
07 fig tree

Casa Encuentro
Vivienda en el Desierto de Tabernas
 

Nos encontramos en el desierto de Tabernas, en Almería, en un valle famoso entre cinéfilos por ser escenario de cientos de películas, desde clásicos como Lawrence de Arabia o Cleopatra y míticos westerns como Por un Puñado de Dólares, hasta éxitos recientes como 800 Balas, Camino o La Posibilidad de Una Isla.
Uno de los retos del proyecto es intervenir en ese paisaje mítico estableciendo un dialogo, pero manteniendo la vigencia de las viejas ficciones. Construimos un oasis en el cual puedan descansar los actores principales de la película, pero sin cortar el tiro de cámara.
Los espacios de nueva construcción son discretos, invisibles, camuflados entre los bancales, bajo la tierra, tras los enormes pinos. Las habitaciones y el estudio de pintura de la propietaria se funden con el terreno, construidos bajo una colina artificial que se cubre de flores. En el corazón de la colina está el dormitorio. Entre los bancales aparece una alberca blanca, larga y estrecha, que sirve como piscina de natación. Bajo el nivel de la piscina hay un rincón de sombra con una mesa de mármol donde refugiarse del calor de agosto.
El proyecto es, en parte, rehabilitación de una casa-cortijo de construcción típica tradicional almeriense, cubos encalados en blanco y cubierta plana. En esos espacios más antiguos no se toca prácticamente nada ni en exterior ni en interior, dejando los encalados originales con sus irregularidades y las marcas del tiempo. Tan solo se sustituye el pavimento, a través del cual se introducen las nuevas instalaciones de calefacción, electricidad y agua.
Encuentro entre ficción y realidad, entre lo nuevo y lo viejo, entre los visitantes que pueden alquilar parte de la casa y su habitante cotidiana, la casa es también un encuentro entre necesidades diferentes, unidas y separadas por un patio lleno de agua. Sin embargo, una pequeña abertura (“pasagatos”) permite que el gato de la propietaria circule libremente por todas las zonas de la casa, sin necesidad de cruzar el patio inundado.
El patio central, así como el cerramiento del salón y la cobertura del porche de entrada, se cierran con lo que llamamos “higuera instantánea”. Es una doble celosía con siluetas de ramas y hojas de higuera, de chapa cortada con láser y galvanizada. Las dos capas están desfasadas según el ángulo solar, de modo que en invierno dejan pasar la luz del sol, mientras en verano arrojan sombra tupida. Como las higueras naturales, pero sin esperar a que crezcan.
Al oeste, los espacios se funden con la vegetación solapándose con los bancales y la colina artificial. En cambio el ala este de la vivienda es declaradamente ortogonal, alineándose con el camino procedente del núcleo urbano de Tabernas
A quince minutos del aeropuerto de Almería y con una conexión a Internet ultra-rápida, un antiguo cortijo en el desierto de Almería se convierte, además, en una vivienda hiperconectada, que permite a su otro propietario trabajar cotidianamente en la Bolsa de un país asiático.

Casa Encuentro
A house in the Desert of Tabernas

We are in the Desert of Tabernas in Almería, a valley famous among film buffs as the location of hundreds of movies, from classics like Lawrence of Arabia and Cleopatra and mythic westerns like A Fistful of Dollars, to recent hits like 800 Bullets, Camino or The Possibility of an Island.
One of the challenges of the project is to intervene in a mythical landscape establishing a dialogue, providing a comfortable environment while maintaining the validity of the old fictions. We built an oasis in which the main cast in the film can take a rest, while not interrupting the panorama for the camera.
The newly built spaces are discrete, invisible, underground, camouflaged among the terraces or behind the huge pines. The owner’s rooms and painting studio blend into the ground, built under an artificial hill that blooms with colourful desert flowers. At the heart of the hill is the bedroom. Among the terraced grounds a water reservoir hides, white, long and narrow, serving as a swimming pool. Below the level of the pool is a shaded area with a marble table, good shelter from the August heat. The three hectares of land are planted with ancient olive trees, which the owners turn into organic olive oil in the local mill.
The project is partly the rehabilitation of a traditional farmhouse, the locally typical whitewashed cubic construction with flat roof. The oldest parts are left virtually untouched outside and inside, leaving the original whitewashed rendering with all the irregularities and marks of time. We just replaced the pavement, through which the new heating, electricity and water ducts run.
Encuentro means Meeting, between the new and the old, between fiction and reality, between the visitors who may rent part of the house and its daily inhabitant, but the house is also an encounter between different needs, brought together and separated by a water-filled courtyard. However, a small opening ("the cat gap") allows the owner’s cat to circulate freely through all areas of the house, not needing to cross the flooded courtyard.
The central courtyard, the enclosure of the lounge and the porch roof, are protected with what we call "instant fig tree." It's a double lattice with silhouettes of fig tree branches and leaves, in laser cut and galvanized steel sheet. The two layers are offset according to the solar angle, so that in winter they let the sunlight in, while in summer they cast a dense shade. As natural fig trees do, but not needing to wait for them to grow.
To the West, the spaces merge with overlapping vegetation, terracing land and artificial hill. The East wing of the house is decidedly orthogonal instead, aligning with the road from the town of Tabernas
Fifteen minutes from Almeria airport and with an ultra-fast Internet connection, an old farmhouse in the desert of Almeria becomes also a hyper connected house, allowing the other owner to work every day in the stock exchange of an Asian capital.